Manutergio y la madre del nuevo sacerdote

UNA HERMOSA TRADICIÓN

portada-fssp-seminaristas

En el rito tradicional (Vetus Ordo) de ordenación sacerdotal las manos del nuevo sacerdote, después de haber sido ungidas con el Santo Crisma por el Obispo, se atan con una tela llamada manutergium –del latín “manu” y “tergium”, que quiere decir “toalla de mano”

Luego la madre del nuevo sacerdote desata las manos de su hijo y conserva el manutergio. Este manutergio luego será colocado en las manos de la madre después de su muerte como una señal de que esta es la madre de un sacerdote. significando que, cuando nuestro Señor le diga: “Yo te di la vida, y tú que me has dado?” Le entregará el manutergio y le responderá: “Señor, te di a mi hijo como un sacerdote.” y le sea tomado en cuenta aquel día.

19078001449_c2d70de214_o
Madre desata el Manutergio

Novus Ordo

Luego de las reformas Post-Conciliares y sus cambios en el rito de ordenación, se eliminó el atar las manos con el manutergio después de ser ungidos por el Obispo, por lo menos como norma universal. Aunque algunos buscan no dejar desaparecer dicha tradición,  suelen  guardar la toalla con la cual se limpiaron las manos después de ser ungidas con el Santo Crisma y se lo entregan a sus madres en su primera Misa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s