«El Portero del Pilar» de vivir afuera del templo a entrar en la Iglesia

Alejandro, quien reside en un nicho junto a la puerta principal de nuestra parroquia en Guadalajara México, comenzó su viaje a la Fe cuando se hizo amigo de Paco, un joven en que estaba discerniendo su vocación con la FSSP en México.

por el Rev. Daniel Alloy, FSSP

La iglesia de nuestra señora del pilar

Es un sábado húmedo por la mañana en Guadalajara, México. Francisco (Paco) García está hablando con un hombre sin hogar fuera de la Iglesia de Nuestra Señora del Pilar, la parroquia FSSP en Guadalajara. Paco tiene que detenerse de vez en cuando mientras los metrobuses con silenciadores viejos o inexistentes pasan por la calle estrecha. Después de unos minutos, ayuda al hombre sin hogar a ponerse de pie y lo invita a la iglesia.

El nombre de este hombre sin hogar es Alejandro.Probablemente tiene unos treinta años y ha vivido en las calles de Guadalajara desde que tenía seis. Cuando la Fraternidad se mudó a Nuestra Señora del Pilar en 2011, Alejandro ya estaba viviendo en un nicho junto a la puerta principal. Sus habitaciones consisten en una manta y una almohada sobre el escalón de piedra, y una muleta para su pierna mala. Él siempre tiene una sonrisa alegre y hablará con cualquiera que se detenga.

Alejandro, el «Portero de Pilar»

Es conocido entre los sacerdotes y feligreses como el «Portero de Pilar». Mucha gente vendrá y hablará con él los domingos después de la misa del mediodía. Pero el que se ha hecho amigo de él más que nadie es Paco.

Paco es un candidato que discierne su vocación con el FSSP y vive en Casa Cristo Rey en Guadalajara. A lo largo de su período de discernimiento de 16 meses, e incluso antes, ha ayudado a Alejandro en un viaje de fe. A pesar de vivir a la sombra de una iglesia católica (literalmente), Alejandro nunca ha sido bautizado. Una vez que Paco descubrió esto, comenzó a reflexionar sobre un plan.

Comenzó con el rosario. Una o dos veces por semana, Paco se quedaba una hora o más con Alejandro, enseñándole a memorizar las oraciones y usar las cuentas. En esas noches, siempre hay una cacofonía constante de autobuses sin silenciar y música de baile proveniente de los clubes nocturnos de mala reputación. A pesar de las vistas y los olores, estos dos hombres rezan en silencio el Rosario en los escalones de la iglesia.

Alejandro en su día de bautizo

Después de tres meses del Rosario, Paco pasó al catecismo.“El Credo es como una historia”, dijo, “y quería que Alejandro lo aprendiera”. Alejandro empapó todo con entusiasmo. Y aunque tenía poca formación académica, progresó constantemente.

Alejandro tardó varios meses en memorizar las oraciones fundamentales: el Credo de los Apóstoles, el Acto de contrición, etc. Pero Paco es un maestro paciente y, con el tiempo, Alejandro pudo decirlas por su cuenta. También comenzó a ir a misa todos los domingos. Una vez, cuando se perdió la misa dominical en Nuestra Señora del Pilar, agarró su muleta y cojeó hasta la siguiente iglesia para escuchar la misa. Su convicción estaba creciendo.

Un día, un grupo de misioneros protestantes se acercó a Alejandro y comenzó a discutir temas de fe en serio. Intentaron convencerlo de que dejara de ser católico. «No hay nada especial en este lugar», dijo uno, señalando a la iglesia. «Es solo una casa».

«Sí», respondió Alejandro, «pero es la casa de Dios».

Alejandro es bautizado en la fe católica

En este húmedo sábado por la mañana, Paco y Alejandro están en la iglesia una vez más. Pero este no es un sábado ordinario. Hoy, después de un catecumenado de 16 meses, Alejandro será bautizado católico. Se someterá al antiguo y hermoso rito del bautismo de adultos.Rechazando a Satanás y sus pompas, y armado con los cinco exorcismos del rito, vendrá a la pila bautismal para morir a su antiguo yo y recibir la nueva vida de gracia.

Alejandro también recibirá la Confirmación, tomando el nombre de San Nicolás. La elección de esta patrona no es sorprendente, ya que Nuestra Señora del Pilar tiene una capilla lateral dedicada a San Nicolás de Bari. Alejandro ha pasado gran parte de su catecumenado en esta pequeña capilla, desarrollando así una devoción al famoso obispo santo. Finalmente, en la solemne misa, Alejandro recibirá a Nuestro Señor por primera vez.

Alejandro recibe su primera comunión

Es un día emotivo para Alejandro, el mejor día de su vida. Al comienzo de la ceremonia bautismal, con un traje que un feligrés generoso le compró, las lágrimas comienzan a brotar de sus ojos. Este hombre, que ha conocido una vida dura y solitaria, ahora está rodeado de docenas de feligreses, ayudando en su bautismo y regocijándose con el miembro más nuevo de la Iglesia Católica. Se pasa una mano por los ojos y se vuelve hacia su patrocinador para ver qué respuesta sigue. Y no es de extrañar quién es ese patrocinador.

Gracias a la paciencia y caridad de Paco, la Iglesia recibe hoy otro cordero en el redil de Cristo. Paco dijo muy poco sobre su propio papel en el viaje de Alejandro, pero hizo un comentario muy revelador. «Vi a Cristo en él», dijo.

Esto es lo que Nuestro Señor quiso decir cuando dijo: “Amén, te digo que, mientras se lo hiciste a uno de estos, el menor de mis hermanos, me lo hiciste a mí” (Mateo 25:40).

Artículo Original

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s